sábado, 30 de noviembre de 2013


Ninguna lágrima rescata el mundo que se pierde, ni el sueño que se desvanece.

No hay comentarios: