sábado, 5 de octubre de 2013


Cuando estés en tu propio silencio recordando, respira y relájate, hazlo y ve soltando todo el peso que llevas encima. Muchas veces nos apegamos tanto a los recuerdos que hasta nos cuesta seguir adelante, todo se hace tan pesado... como si caminásemos hacia una colina que no la alcanzamos jamás.

2 comentarios:

Joel Muyolem@ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Joel Muyolem@ dijo...

UzTeD TiieNe ToDa La RazOn !! .