lunes, 9 de septiembre de 2013


Si un rostro hermoso es una carta de recomendación, un buen corazón es una tarjeta de crédito.

No hay comentarios: