sábado, 21 de septiembre de 2013


La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzáramos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado papel y la ofrecemos con ternura, ciertamente será aceptada de buen grado.

No hay comentarios: