sábado, 31 de agosto de 2013


Que el miedo nunca logre silenciar tus pensamientos, cuestionar tus palabras, distorsionar lo que escuchas... Pero sobre todo, que nunca logre enfriar tu corazón.

No hay comentarios: