jueves, 22 de agosto de 2013


Debido a que la velocidad de la luz es varias veces mayor a la del sonido, algunas personas pueden parecernos brillantes antes de escuchar las tonterías que dicen.