lunes, 8 de julio de 2013


Una palabra o una actitud pueden matar completamente las ganas de luchar por alguien.

1 comentario:

Puro y Eterno Amor dijo...

Eso lo consigue el rencor,pero el amor cura y da otra oportunidad.

Bendiciones.