viernes, 1 de marzo de 2013

Serie: Mujeres desesperadas



La pasión es tan fuerte que la seguimos recordando mucho después de que se haya desvanecido. Un impulso tan seductor que puede empujarnos en brazos de amantes inesperados. Una sensación tan abrumadora que puede derribar las murallas que hemos levantado para proteger nuestro corazón. Un sentimiento tan intenso que resurge aunque nos afanemos por mantenerlo enterrado. Sí, de todos los sentimientos la pasión es la que nos da una razón para vivir, y una escusa para cometer toda clase de crímenes.

No hay comentarios: