miércoles, 27 de febrero de 2013

Serie: Frágiles



Nuestros músculos son frágiles y cada día los golpeamos, los retorcemos, los machacamos. Hago todo lo posible por aliviar el dolor de mis pacientes pero no siempre lo consigo, sobre todo cuando la única barrera son los propios pacientes. El dolor nos transforma. No puedes dormir, no quieres trabajar, no soportas a nadie... Pero el pero el peor dolor no es el de los músculos, el peor es el que nos causan los que más queremos. Para superar ese dolor no hace falta el masaje perfecto sino la voluntad del paciente de seguir adelante.



No hay comentarios: