martes, 12 de febrero de 2013


Nada se olvida más despacio que una ofensa, y nada más rápido que un favor.

(Martin Luther King)

1 comentario:

Puro y Eterno Amor dijo...

Ufff una frase verdadera...matadora.

Mil gracias.