martes, 5 de febrero de 2013

Libro: Cómo el amor no transformó el mundo



Todos necesitamos algo que aporte un poco de magia para enfrentarnos a la arbitrariedad del mundo, algo que nos ayude a tapar los oídos, como Ulises. Sólo que a veces, no es para no oír las sirenas, sino para no oír que no hay sirenas.

(Ignacio del Valle)

2 comentarios:

Lady_Celeste dijo...

!!Hola,Anna!!

Una magnifica frase.
El refugio de nuestra felicidad resiste las embestidas.

El libro le echare un vistazo,aunque ahora ando leyendo algo de terror.

Muchísimos besitos,Anna.

Rosarita Zol Mone dijo...

es muuy cierto.. ;)