jueves, 5 de abril de 2012


No seas impaciente. No tengas prisa en llegar de inmediato. Permite al tiempo madurar los frutos para poder saborearlos a tiempo. Camina seguro y perseverante, porque todo se nos dará a la hora oportuna y exacta. Los frutos que maduran a la fuerza no tienen la sabrosura de los que maduran naturalmente. Aprende a esperar con paciencia, sin desanimarte...

No hay comentarios: