martes, 20 de marzo de 2012


Y, a final de cuentas, ¿qué importa el qué dirán?. La gente siempre va a hablar, siempre encontrarán algo de que criticarte, nunca le podrás dar gusto a todos. Por eso es mejor darse gusto a uno mismo cuando conoce sus propios límites. Mientras tu seas libre los demás no importan.

2 comentarios:

Sam dijo...

Lo más importante es estar a gusto contigo, si eso, también con los demás, pero primero contigo.
Y nadie es perfecto, siempre va ha haber algo por lo que criticarle.

Me encanta la entrada :)

LoQuePuedoDecirDeMí dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Siempre digo que los que critican lo hacen porque no tienen otra cosa mejor que hacer, da igual que tengan motivos reales o que sean inventados. Así que, lo mejor es pasar y hacer lo que te haga feliz. ¡Un saludo!