sábado, 31 de marzo de 2012



Tal vez sean nuestros errores los que conforman nuestro destino, pero sin ellos, ¿qué daría sentido a nuestras vidas?. Tal vez si nunca nos desviáramos del rumbo fijado, no nos enamoraríamos, ni seríamos quienes somos, ni conoceríamos nuestros alrededores... Después de todo, las estaciones cambian, y las ciudades, y las personas entran y salen de nuestras vidas, pero es un consuelo saber que aquellas a las que quieres, siempre estarán en tu corazón.

No hay comentarios: