domingo, 19 de febrero de 2012


Sólo hay una cosa que yo no quería, que me rehuyeras. Quiero oírte, aunque solo te quejes... Pues, aunque fuese sorda, necesitaría lo que dices, y aunque fuese muda, necesitaría lo que lees, y aunque fuese ciega, seguiría queriendo verte...

1 comentario:

Ecosauces dijo...

Esta particularmente me encoge el corazon, cuanto dolor para escribirla!