domingo, 19 de febrero de 2012


Hay momentos que, si pudieras recuperarlos, no dejarías que terminaran nunca.

No hay comentarios: