jueves, 22 de diciembre de 2011


No hay que preocuparse por encontrar las palabras correctas, sino las más sinceras.

No hay comentarios: