viernes, 30 de diciembre de 2011


Hay personas por las que vale la pena cruzar un océano nadando... Y otras por las que no vale la pena meter los pies.

No hay comentarios: