viernes, 5 de agosto de 2011

Despertar no es un privilegio, es un derecho, tanto como lo es abrir o cerrar los ojos. Sólo necesitas estar atento, nadie más que tú podrá discernir cuando haya sido disparada la alarma de tu despertador sonando dulcemente desde dentro de tu corazón y entonces comenzarás a recordar toda la verdad, y sólo entonces, conocerás el amor. (I.Resk)

No hay comentarios: