jueves, 28 de julio de 2011

Un guerrero acepta su suerte, sea cual sea, y la acepta con total humildad. Se acepta a sí mismo con humildad, tal como es; no como base para lamentarse, sino como un desafío vital. (Juan Castaneda)

No hay comentarios: