lunes, 16 de mayo de 2011

Muchas veces nos criticamos y nos hacemos daño a nosotros mismos. Tendemos a culparnos por no haber hecho la elección correcta o no llevar la vida ideal, etc. Tendemos a exigirnos y a buscar la perfección, y esta no existe. En el fondo, es un mecanismo para proporcionarnos dolor y asi, un círculo de negatividad que no se detiene. El perdón empieza por uno mismo y despues que aprendamos a amarnos lo suficiente, podremos perdonar a los demas. Lo que está allí afuera es un reflejo de lo que hay allí adentro, pero la verdad desnuda asusta y es mas fácil culpar a otros. (Alicia Escobar)

1 comentario:

Ene. dijo...

Me encanta este blog, te sigo:)