miércoles, 25 de mayo de 2011

La ira ofusca la mente, pero hace transparente el corazón. No siempre yerra el que se irrita, el vil nunca monta en cólera.

No hay comentarios: