jueves, 5 de mayo de 2011

El que pregunta con mala intención no merece conocer la verdad. Cuando alguien señala a una persona con el dedo, debe recordar que otras tres apuntan sobre él. Si estás libre de enemigos porque a nadie hiciste injuria, no faltarán otros que lo sean por envidia.

1 comentario:

Confusión dijo...

soy nueva en los blogs..recientemente me cree uno,pero hace tiempo que visito tu blog porque me encanta!