martes, 5 de abril de 2011

Cierro los ojos y dejo que mis pensamientos se ahoguen. Hoy quiero encenderlos y no tengo miedo de pensar, recordar; quiero cubrir viejas fotos, escuchar canciones, dibujar y no tener miedo de confundir el pasado con el presente. Porque al final, si las vidas pasadas están constantemente en el presente, nunca se van a convertir en pasado.

No hay comentarios: