sábado, 5 de marzo de 2011

Tu peor enemigo no te puede dañar tanto como tus propios pensamientos.

No hay comentarios: