jueves, 10 de marzo de 2011

Hay heridas de espinas que puedes curar si sabes perdonar de veras. Pero hay heridas que no podrás curar con todo el amor de este mundo... ¡Pues, olvídate de que existen!. Quita el cristal de aumento que pones encima de tus desdichas. Muévete, grita, llora, respira profundo y trata de ser feliz.

2 comentarios:

FASHIONISONTHELIST dijo...

Me encanta tu blog y las frases son... bufffff, de verdad, hay algunas que me ponen la piel de gallina. Te sigo.

El Drac dijo...

El tiempo todo lo cura, si perdemos a una persona muy querida es simplemente porque nunca nos perteneció; no somos dueños de nada. Un gran abrazo