martes, 2 de noviembre de 2010

Cuando nos invade una impresión de estancamiento y confusión, lo mejor es distanciarse otra vez, concederse el tiempo de reflexionar y recordar el objetivo del conjunto: ¿qué es lo que nos hará verdaderamente felices?... A continuación, debemos reformular nuestras prioridades sobre esta base.

No hay comentarios: