lunes, 8 de noviembre de 2010

Cada uno de nosotros debe oír su propio rugido de león - perseverar con un valor inquebrantable cuando se vea enfrentado a toda clase de dudas, de tormentos y de miedos - para declarar su derecho al despertar.

No hay comentarios: