domingo, 3 de octubre de 2010

La vida es como jugar con una pelota en la pared. Si fuera jugada una pelota azul, ella volverá azul, si fuera jugada una pelota verde, ella volverá verde, si la pelota fuera jugada franca, ella volverá franca, si la pelota fuera jugada con fuerza, ella volverá con fuerza. Por eso nunca juegue una pelota de la vida, de manera que usted no esté preparado para recibirla. La vida no dá, ni presta, no se conmueve ni se apiada, todo lo que ella hace es retribuir y transferir aquello que nosotros le ofrecemos. (Albert Einstein)

1 comentario:

Örangel Manuel dijo...

muy en lo cierto Einstein.
http://leunamlegnaro.blogspot.com/
aqui te dejo mi blog, el tuyo me ha gustado mucho.

saludos.