sábado, 7 de agosto de 2010

Todo cambio pasa para nuestro bien y lo que consideramos una desgracia hoy puede ser la gran oportunidad que transformará nuestra vida para siempre.

No hay comentarios: