sábado, 7 de agosto de 2010

La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla, si uno la empuja, la cierra cada vez más.

2 comentarios:

Sora Mitsuko dijo...

Ufffff excelente!!!
No puede estar mejor dicho. Gracias!
Por cierto, de dónde es la frase?
Abrazos =)

Anna dijo...

Gracias por tu comentario... me la encontre por internet hace un tiempo :)