miércoles, 4 de agosto de 2010

Cuando la determinación de triunfar es lo suficientemente fuerte, el fracaso, jamás te alcanzará.

1 comentario:

M@rL@ dijo...

El fracaso no es una opción.

Es un privilegio reservado a quienes al menos lo intentan.