miércoles, 30 de junio de 2010

No son lagrimas… sino gotas de memoria que rebosan por mis ojos.

No hay comentarios: