domingo, 27 de junio de 2010

Hay libros que se escriben sobre la carne misma. Son esas cicatrices que nos hablan y sangran cuando el tiempo se rinde a su derrota un puñado de signos que apenas comprendemos y que eran el beso intacto de la vida. (Ada Salas)

No hay comentarios: