martes, 4 de mayo de 2010

No permitas que tu mente diga a tu corazón el qué hacer. La mente se da por vencida con facilidad.

No hay comentarios: