martes, 2 de febrero de 2010

Cuando alguien te de mil razones para llorar, demuestrale que tienes mil y una razones para sonreir.

No hay comentarios: