martes, 29 de diciembre de 2009

Sueña, aunque el sueño parezca imposible. Lucha, aunque el enemigo parezca invencible. Soporta el dolor aunque el cuerpo no parezca resistir más. Ama lo puro e inocente, aunque parezca inexistente. Pasa por donde el bravo no se atreve a ir, y al final alcanzarás aquella estrella que parecía inalcanzable.(Daisaku Ikeda)

No hay comentarios: