miércoles, 15 de julio de 2009

Ruth Renkel

No hay que temer a las sombras, solo indican que en un lugar cercano resplandece luz.

No hay comentarios: