domingo, 16 de noviembre de 2008

condenado

Todos pagamos un precio por las acciones que realizamos en el pasado, ¿pero cuando ha sido suficiente?.

No hay comentarios: