lunes, 1 de septiembre de 2008

Serie "MIR"

Cuando hemos probado el placer, siempre lo preferios al sufrimiento, y siempre hacemos lo posible para conseguirlo aunque no nos deje, aunque pensemos que nadie quiere compartirlo con nosotros. Buscamos desesperadamente el bienestar cuando el dolor se vuelve inevitable, o nos regodeamos en el dolor para poder convertirlo en placer. Lo cierto es que siempre estamos a tiempo de escoger disfrutar que sufrir, siempre estamos a tiempo de elegir ser felices antes que sufrir, porque la felicidad es el elixir que nos hace eternamente jóvenes.

No hay comentarios: