viernes, 26 de septiembre de 2008

Serie "Anatomía de Grey"

Los pacientes siempre les dicen a los médicos como harían su trabajo, pongame una tirita y mándeme a casa. Es fácil sugerir una solución cuando no sabes mucho del problema, cuando no comprendes lo que se esconde tras él o no sabes lo profunda que es la herida. El primer paso para curarse es conocer esactamente la enfermedad, pero la gente, no quiere oirlo. Hay que olvidar el pasado que nos trajo donde estamos, ignorar futuras complicaciones y optar por la solución más rápida. Como médicos, como amigos, como seres humanos, intentamos hacerlo lo mejor que podamos. Pero la vida está llena de giros inesperados, y justo cuando vuelves a sentirte seguro, la tierra que hay bajo tus pies, se desplaza y caes al suelo. Si tienes suerte, terminas con heridas superficiales, herdidas que pueden cubrirse con una tirita, pero algunas heridas son más profundas de lo que parecen y requieren más cuidados. A algunas heridas hay que quitarles la tirita, dejar que respiren, y esperar un tiempo para que se curen.

No hay comentarios: