viernes, 26 de septiembre de 2008

Serie "Anatomía de Grey"

Después de considerarlo mucho y de muchas noches en vela he llegado a la siguiente conclusión, los adultos no existen. Nos mudamos, dejamos atras a nuestras familias y formamos la nuestras, pero las inseguridades de siempre, los miedos de siempre y las viejas heridas, siguen creciendo en nuestros interior. Y cuando creemos que la vida y las circunstancias nos han obligado a convertirnos de una vez por todas en adultos, tu madre te dice algo así o algo peor. Crecemos, somos más altos, más mayores, pero en general seguimos siendo unos niños que corretean por el parque intentando encajar desesperadamente. He oido que es posible madurar, pero nunca he conocido a nadie que lo halla hecho. Sin padres a los que desafiar, rompemos las reglas que nos hemos impuesto, cogemos berrinches cuando las cosas no son como queremos, susurramos secretos a nuestros mejores amigos en la oscuridad. Buscamos consuelo donde nos lo den, albergamos esperanzas contra toda lógica, contra toda esperiencia, como los niños, que no abandonan sus anhelos.

No hay comentarios: