martes, 26 de agosto de 2008

Serie "Mujeres desesperadas"

No siempre es fácil distinguir a los buenos chicos de los malos chicos. Los pecadores pueden sorprenderte, y lo mismo es válido para los santos. ¿Por qué intentamos definir a la gente simplemente como "buenos" o "malos"?. Porque nadie quiere admitir que la compasión y la crueldad pueden convivir una junto
a la otra en el mismo corazón... Y que cualquiera es capaz de cualquier cosa.

No hay comentarios: